Remedios caseros para rozaduras o ampollas en los pies

Alguna vez  puede que te rocen los zapatos y  te causen ampollas en los pies. En el verano quizás algo más debido a las altas temperaturas.

Las rozaduras y ampollas causan un dolor horrible debido al uso del zapato recién estrenado o mal ajustados a tus pies. También debido al uso suele ensanchar  por  lo que  provoca la rozadura ya que no está ajustado al  pie.

El 90% de las mujeres tenemos problemas en los pies, tales como ampollas, callos, juanetes  debido a zapatos mal ajustados

Por lo que queremos dejar algunos remedios caseros

Miel y aceite de oliva

El aceite de oliva y la miel se unen para acelerar la curación, aliviar el dolor y la inflamación, disminuir la picazón y promover que la piel vuelva a crecer. La mezcla también aclara las cicatrices de las rozaduras.

olive-oil-968657_960_720 miel

Procedimiento:

Mezcla la misma cantidad de miel y aceite de oliva, y aplica sobre la zona afectada. Deja actuar durante 30 minutos, y después enjuaga con agua tibia, Utiliza este remedio dos o tres veces al día para obtener resultados efectivos.

 

Aloe vera

El aloe vera  tiene propiedades anti-inflamatorias  útiles para reducir el dolor y la inflamación causada por la rozadura de zapatos.

aloe-vera-1045_960_720 gel aloe vera

Procedimiento:

Aplica un poco de gel fresco de aloe vera en las zonas afectadas. Una vez que se seque, utiliza agua tibia para enjuagar. Aplica dos o tres veces al día durante unos días.

 

Pasta dental

La pasta de dientes contiene una gran cantidad de minerales útiles para el tratamiento de las ampollas al igual que con las quemaduras

Toothpaste

Procedimiento:

Aplica un poco de pasta blanca de dientes sobre las ampollas. Después de una o dos horas, enjuaga con agua tibia. Utiliza este remedio una vez al día hasta que la ampolla desaparezca.

 

Hielo

El uso de una bolsa de hielo también se recomienda, ya que ayuda a adormecer la piel y reduce el dolor y la inflamación causada por el problema.

hielo2

Procedimiento:

Envuelve unos cubitos de hielo en una toalla y aplica sobre la zona afectada de 5 a 10 minutos. Repite si es necesario varias veces al día.

Esperamos que estos consejos os ayuden, ya que es muy importante que nuestros pies estén bien cuidados.